¿Y SI?… FULL TRIATHLON VITORIA 2017

¿Y si no te hubierais caído? Pues quizás me hubiera dado por ir al baño, tener rampas, sufrir dolor de barriga, o tener alguna pájara, sinceramente no lo sé, porque el día fue muy largo y podían haber pasado muchas cosas más… pero la respuesta de esta pregunta sin duda alguna no se encuentra en el día de la carrera.

Y es que los que no nos dedicamos exclusivamente al triatlón este Y SI tenemos que tener claro desde un primer momento que va a ser uno de nuestros compañeros de viaje si queremos conseguir nuestro objetivo.

Full Triathlon Vitoria (3,8km nadando, 180 km en bici, 42 km corriendo) me ha enseñado más de lo que me podría haber imaginado. Lo primero que uno debe hacer es ante todo tener respeto a la distancia, el saber que la preparación va a ser muy dura. Tanto en tiempos de entrenamientos, cómo en alimentación, suplementación… y todo se deberá planificar con varios meses de antelación.

Pero ¿y si no hubiéramos estado trabajando? ¿y si no hubiéramos estado sacándonos un master? ¿y si no hubiéramos tenido compromisos familiares? ¿y si….?

Y es que este Y SI es la esencia de esta distancia, porque este Y SI significa pasión, compromiso, responsabilidad, esfuerzo, sacrificio, recompensa, superación… significa que cada día nos levantemos y hagamos todos los malabarismos posibles con tal de lograr nuestro objetivo sin dejar de lado nuestras otras responsabilidades.

Este pasado domingo, en Vitoria, había una plaza que brillaba con luz propia gracias a todos los participantes que cruzaban la línea de meta consiguiendo de esa manera su sueño. Porque ese es el momento en el que nos despedimos de nuestros Y SI, los que tanto nos han hecho sufrir por pensar que no llegábamos a un entrenamiento, porque nos han hecho poner el despertador a horas intempestivas, porque nos han hecho llegar tarde a algún acontecimiento…. Y despedirnos de ellos nos emociona, nos hace saltar de alegría, nos hace caer redondos a los pocos metros, nos hace llorar, nos hace pedir matrimonio, nos hace mirar al cielo y recordad a quienes ya no están, nos hace correr hacia la persona que queremos y abrazarla cómo si no hubiera mañana.

En ese momento nos recuerdan todo lo vivido, sufrido, luchado y sacrificado para llegar hasta allí. Pero lo peor de todo es que a las pocas horas de despedirte de ellos…. Ya los echas de menos.

Y si… ¿los volvemos a vivir?

2017-07-14T07:07:42+00:00