TRIATLON PALMACES

Siempre he creído en los superhéroes. Pensaba que eran personajes de ficción que tan sólo existían en los cuentos y en las historias que nos contaban. Pero este sábado me di cuenta de que realmente existen.

Un superhéroe es todo aquel que lucha por lo que quiere y lo que cree que es correcto, aquel que aunque se caiga se levantará una y otra vez, aquel que hará de lo imposible lo posible y no verá límites donde muchos nunca ni intentarán llegar.

Cada uno de nosotros lleva un superhéroe dentro pero no todos somos lo suficientemente valientes ni tenemos la suficiente fuerza para sacarlo y demostrarle al mundo que queremos llegar más allá y vivir la vida que queremos, una vida llena de sueños por cumplir.

A ellos no les da miedo pasarse la semana haciendo malabares con los trabajos para llegar a sobrevivir cada mes, no les importa pasarse semana tras semana fuera de su casa sin saber cuándo volverán, no les importan si un día tienen que cambiar un entrenamiento de agua por carrera por no tener donde nadar, ni salir casi cuando se hace de noche en bicicleta porque la reunión se haya alargado más de la cuenta.

Triatlón de Palmaces, si hay una competición que no me suelo perder nunca es esta y es que este triatlón tiene algo especial y que año tras año me hace volver.

Sábado 4:30 salíamos los 240 participantes a por los 1800 metros de natación. Dato curioso, y es que en este lago suelen haber olas! Salgo del agua contenta, las sensaciones han sido buenas. Además veo a Reme así que no debemos ir tan mal.

Cojo la bici, circuito ondulado y con bastante viento sobre todo a la ida. La sigo como referencia, conseguimos atrapar a otras chicas, y vamos con un buen ritmo. El calor sigue apretando, yo me voy hidratando, me tomo mis geles… y las sensaciones siguen siendo bastante buenas. Si es cierto que las piernas empiezan a picar, pero tampoco nada fuera de lo habitual.

Llego a T2 con ansias de correr, dejo la bici, me calzo y salgo a por esos 12 km. Con ganas de disfrutar de mi mejor segmento y de seguir luchando por avanzar posiciones.

Y de repente, en el km 3 algo empieza a no ir bien. Siento que el mundo se para, que yo me paro en él y que aunque intente avanzar me es imposible. Se me para la cabeza, dejo de ver, de escuchar y de pensar.

No podía más, ni mi cuerpo ni mi mente. Sensación de caer metros y metros descontroladamente en un vacío infinito y no saber qué hacer para salir. En ese momento te das cuenta de que has llegado a tu límite, que a veces aunque llevemos un pequeño superhéroe dentro de nosotros, este también se merece un descanso, se merece un poco de orden en su vida y ser consciente de que no se puede estar en todos sitios al 100% y al mismo tiempo.

Y aunque parezcan invencibles e incombustibles, a veces pueden llegar a ser frágiles, sensibles, y vulnerables. Pero nunca se rendirán y cuando se vean en los peores momentos….

Volverán a coger aire, a respirar, a levantarse y a luchar por lo que quieren.

Felicitar especialmente a la increíble organización que cosigue organizar año tras año este triatlón tan espectacular, dar gracias a Santi y a toda su familia por acogernos en su casa, y felicitar a Aida por su carrerón, tu mereixes, ets molt gran!  Eric per ser capaç de no perdre mai el somriure inclús en les pitjors condicions y a Joan i a Pep por su buen resultado y su buen rollo durante todo el fin de semana!

 

 

 

 

 

 

 

2016-11-28T11:42:14+00:00